Jueves, 20 de Octubre de 2016 | 9:12 am

Un detective privado desvela las claves para saber si te la están pegando

Un detective privado desvela las claves para saber si te la están pegando
Un detective privado desvela las claves para saber si te la están pegando

La idea se mete en la cabeza y ya no hay marcha atrás. Todos los huecos que no conocemos al detalle de la vida del otro empiezan a parecer oscuros y las palabras que siempre nos aliviaron en su boca suenan ahora falsas y estudiadas.

La tensión no deja dormir, está acabando con la comunicación y empieza a afectar a otras facetas de la vida. Preguntar sinceramente ha dejado de ser una opción: si no es cierto, nuestra pareja se sentirá controlada y le asustarán los celos. Y en cualquier caso no confiaremos en lo que nos diga, a no ser que confiese entre lágrimas.

La persona más indicada para identificar los síntomas preocupantes es aquella que los ha estudiado de cerca sin dejarse afectar por sus propios sentimientos. Luke Athens se gana la vida con ello —es el director de la agencia de detectives privados de Sidney 'Heartbreakers' ('Rompecorazones')— y ha explicado sus conclusiones a 'The Daily Mail'.

Si tienes sospechas de tu actual pareja pero prefieres ignorarlas y vivir tranquilo, no sigas leyendo.

Cuando el río suena

 

Si tiene pinta de gato, camina como un gato y maúlla como un gato, lo lógico es que sea un gato infiel y traicionero... o una gata, claro. "Si crees que sucede, probablemente sea cierto", dice Athens. "Cuando se trata de determinar si tu pareja te engaña, tu intución es el arma más poderosa que tienes". Pero aparte de esa herramienta, cree que hay una serie de puntos simples que pueden ponerte sobre la pista.

Cuidado con los viajes inesperados: un truco de primero de investigación que recomienda el detective es fijarse en el cuentakilómetros del coche antes y después de esa escapada que supuestamente el jefe le exigió en el último momento. ¿Encajan los kilómetros de la ida y la vuelta con la distancia al sitio al que dice que ha ido? 

Otro punto típico en el que encontrar cosas que no queremos es la basura. ¿Hay algo extraño? Te sorprendería saber la cantidad de indicios que dejamos allí de todo lo que hacemos. Si se pudiera acceder a la basura de los grandes maestros del fraude y el crimen, se les podría acusar en un segundo. Athens pone dos ejemplos muy claros: un envoltorio de condones o la cuenta de una cena para dos en un restaurante agradable.

Cuando el móvil no suena

 

La era de la hipercomunicación ha hecho más fácil el engaño amoroso. Tener a alguien fijo y a un par de balas en la recámara está, como quien dice, a un clic, y el teclado del móvil ni siquiera hace ese ruido.

Dice Athens que, aunque estamos en general muy apegados al móvil, es sospechoso que alguien no lo deje jamás desatendido. Si tu marido o tu mujer solía poner el móvil tranquilamente en la mesa y ahora se lo lleva hasta para ir al baño, o tiene un problema de adicción al Apalabrados o hay un riesgo alto de que te la esté pegando: "Si nunca deja el móvil fuera de su ángulo de visión, hay bastantes posibilidades de que esté pasando algo".

Los recibos del banco son otra fuente de jugosas y dolorosas pistas. ¿Hay compras de las que no te ha hablado? ¿Y qué compra a tus espaldas? No es lo mismo unas cuchillas de afeitar antes de una reunión que, en los ejemplos de Athens, preservativos, Viagra en ellos o botellas de vino en ellas. 

"La mayoría somos animales de costumbres", dice el detective, solemos repetir los mismos patrones. "Si notas que la vida de tu compañero de repente está llena de trabajo hasta tarde o que tiene compromisos sociales a todas horas, es algo a tener en cuenta".

Y, lógicamente, si no te invita a estos eventos y siempre parece ocupado por culpa del trabajo (pero luego llega tranquilo y contento), "hay probabilidades de que haya más de lo que te cuenta".

Por nuestra parte te prometemos que nada más. Suerte y que no sea nada... o que se sepa todo y puedas pasar página.
 

Déjanos tus comentarios